Ansiedad y relajación rápida

    Quién más o quién menos conoce bien la ¿inevitable? ansiedad, típica en esta época plagada de información, de cosas por hacer, donde parece que dedicarnos un poco de tiempo a no hacer nada es perderlo. No serías el primero en reconocer que te da no sé qué, ni estresado te lo permites.

   Incluso cuando descansamos un rato, lo hacemos a medias, con la televisión encendida y/o el móvil, celular o tableta a mano, sin desconectar del todo, y así conseguimos descansar un poco... sin llegar a relajarnos.
Pasear por la playa, contemplar un atardecer, escuchar el sonido de un arroyo... nos sienta de maravilla ¿verdad? tenemos la sensación de que nuestros problemas y preocupaciones se distancian lo suficiente para permitirnos un relax.

    Si sabemos que estas situaciones nos reconfortan, que no podamos ir a dichos escenarios no es ninguna excusa, podemos recordarlos e imaginarlos. 

La Naturaleza visualizada o imaginada fuente de relajación.

Imagínate en la hamaca...
¿Y si te propongo apagar el televisor, silenciar el móvil para pasear por la orilla de la playa, tumbarte en una hamaca y contemplar un lago, acercarte al nacimiento de un río en tan solo ¡cinco minutos de tu tiempo!?¿Quieres intentarlo? al fin y al cabo, solo perderías unos minutos.


Como sé que el tiempo es un bien preciado y escaso que te preocupa y encontrarlo para hacer una relajación completa -como nos recomiendan- es difícil por ahora, te dejo un vídeo sobre una técnica breve, placentera y efectiva para relajarte en pocos minutos y disfrutar de un agradable paseo por la montaña sin desplazarte a ningún sitio.
Se trata de dejarte llevar por tu imaginación y visualizar (imaginar) una playa, una puesta de sol, un campo de amapolas (siempre que no seas alérgico, jeje), tumbado sobre la hierba del parque, etc. con la ventaja de personalizar cualquier entorno natural a tu gusto.

¿Qué necesitamos?

Una silla, sillón o sofá, 5 minutos y ¡tú!

A continuación te dejo un vídeo para que te sirva de ejemplo. En el mismo sitio puedes ver otros similares.
Como todo, al principio cuesta un poco concentrarte en tu visualización, pero practicando irás escogiendo tus entornos y escenarios favoritos, y comprobarás lo fácil y gratificante que llega a ser. Al principio puedes probar a escuchar música inspirada en la naturaleza, hasta que ya no la necesites. ¡Tú puedes!

¡Buena relajación!



Como ves, no valen excusas del tipo no tengo tiempo para ir al campo, vivo lejos de la playa, no tengo con quien ir y demás argumentos que solo sirven para inmovilizarnos y perder precisamente lo que no queremos, el tiempo (con ansiedad somos menos eficaces).

Comentarios